Inici Parole, Parole Un accidente en moto

Un accidente en moto

per Redacció

La nova rotonda d'accés a CatíRecientemente hemos sufrido un grupo de amigos la pérdida de un miembro del grupo y la hospitalización de otro. Hasta aquí, parece que sea uno  de tantos sucesos de los que pasan a diario. Para mí el hecho ha tenido dos detalles: el más importante que son amigos míos y por otra parte que ha tenido una repercusión en los medios porque fue un accidente circulando en moto. Un par de periódicos han dado la noticia y desde la serenidad que te da el que ya hayan pasado casi siete días mis amigos y yo hemos analizado o mejor dicho reflexionado sobre el accidente y creemos que no se merecían el trato que recibieron por parte de la prensa. Es muy fácil hablar sobre un accidente en moto; dos motos, exceso de velocidad, almuerzo, picados,…    resultado un muerto y un herido, lo normal en un domingo por la mañana con los moteros.

Hasta ahí, el trabajo del periodista ha sido fácil, solo ha tenido que anotar. ¿Le valía la pena parar a reflexionar si esto fue así? ¿Por qué tenía que parar a investigar el accidente? No dejaban de ser un muerto y un herido más en la estadística de la DGT. Pero a nosotros sí que nos importaba porque entrabamos todos dentro del mismo saco: LOS MOTEROS IRRESPONSABLES.

 

Pues no, no fue así. Mis amigos circulaban por una vía donde la velocidad que llevaban era la permitida, una vía que tenía una rotonda con un acceso un poco complicado y que solo en ese punto fue donde no respetaron el límite de velocidad. No hacían carreras, ni iban picados. Iban en fila y le enseñaban al NUEVO como debía de circular. Se despisto el de delante, no vio la señal y cuando llego a la rotonda no pudo parar.

La reacción en ese momento de cada uno es distinta. Domingo supo como hacer bajar la velocidad a su moto y cayó en el centro de la rotonda, resultado: una costilla rota. Simón no tenía experiencia, no fue capaz de frenar la moto y esta al golpear un bordillo le produjo la rotura del cuello, resultado: muerto.
Mis amigos no se merecen que piensen de ellos que eran unos locos que estaban haciendo carreras. Se merecen que alguien reflexione sobre el accidente y se merecen que les guardemos un respeto. También se merecen que su accidente le sirva a alguien para esta vez sí, analizar si realmente esa rotonda esta lo suficiente bien señalizada para que no haya más accidentes.

En esa rotonda, casi todos los días, hay alguien que acaba con su vehículo en la isleta central. Los vecinos de Catí están hartos de tener que asistir a accidentados. Esa parte de la noticia ¿no interesa a nadie? Me gustaría pensar que este rato que he pasado escribiendo estas líneas sirva como homenaje a mis amigos y para que la prensa entienda que detrás de un suceso hay personas y familiares de esas personas que se merecen que se investiguen todas las facetas de esa noticia o por lo menos que no sean un mero numero en las estadísticas.

MIS AMIGOS SE LLAMAN SIMON Y DOMINGO.

José Luis Ayza Castell

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol