Inici Express Peñíscola sopesa recordar la llegada del Papa Luna cada año tras el éxito de esta edición

Peñíscola sopesa recordar la llegada del Papa Luna cada año tras el éxito de esta edición

per Redacció
Ambient a la ciutat amurallada

Ambient a la ciutat amuralladaEl evento sustituiría el Peñíscola Magic Summer. Los hoteles han estado al 100% de su capacidad

El presidente del Patronato de Turismo y edil del ramo, Rafael Suescun, señaló ayer que, después de haber escuchado las felicitaciones tras el éxito cosechado con la representación de la llegada del Papa Luna a Peñíscola hace 600 años, “estudiaremos la posibilidad que este evento no acabe”. De hecho el balance es claramente satisfactorio y beneficioso para el turismo, la identidad y la reivindicación histórica de la figura papal que puso a Peñíscola en el mapa de las capitales cristianas.

“Era difícil saber cómo iba a salir en esta primera representación, pero los resultados han estado por encima de lo esperado, los hoteles han estado al 100% y la gente está muy contenta, hasta el punto que han sido muchos los vecinos de Peñíscola que, emocionados, nos piden que se repita cada año”, abundó Suescun. Por este motivo plantearán esta posibilidad en la próxima reunión del Patronato y a la Associació d’Amics del Papa Luna. El evento, como ya ha ocurrido este año, sustituiría al Magic Summer, que ya fue un segundo plato del Festival de Cine de Comedia. El apoyo de entidades y muchos colectivos y personas de la comarca ha hecho posible un evento que será recordado durante años.

Una controvertida figura
Entre los muy venerables muros del castillo se abre una pequeña ventana de estilo gótico. Parece un pequeño traspiés temporal en medio de tanta austeridad románica con sus sobrios aderezos templarios tan característicos del concepto de religiosidad mediterránea del medievo y, al tiempo, tan  retratado de mitras obispales, de palios y de boatos. Y también de monásticas renuncias. Benedicto XIII, que se asoma a través de aquel mirador privilegiado sobre el mediterráneo, es el reflejo en un espejo deformante que nos devuelve la imagen de un papa que antepuso su dignidad por encima del poder de Roma y sus  pompas, sus formas excesivas y sus ansias de dominio.

Pura dignidad y cabezonería en el sentido de quienes lo son por convencimiento y por fidelidad al espíritu que alimenta la llama de la creencia. Fue un hombre a la contra de su propio tiempo y vivió su derrota como una victoria de las ideas contra el poder, y por eso murió solo, cansado y triunfador. Le venció Roma y sus ejércitos, pero ni siquiera Sant Vicent Ferrer y su oratoria brillante fueron capaces de convencerle de su error cuando en Sant Mateu mantuvieron sus famosas disputas. Vivió solo y murió solo, muy confortado por el Cristo Todopoderoso en que creyó y, sobre todo, por una fe que se impuso sobre toda teología: la de no creer en nada mas que en Benedicto XIII.

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol