Inici Express Oiga…¿por dónde se va a la cárcel?

Oiga…¿por dónde se va a la cárcel?

per Redacció

Arribada dels autobusos

La puesta en marcha del centro penitenciario Castellón II en Albocàsser ha tradído consigo numerosos episodios propios de película de Martínez Soria. El pasado lunes dos autobuses, los que transportaban a los primeros reos, salieron de Picassent, tomaron la CV-10 hasta les Coves de Vinromà y luego llegaron a Albocàsser, entrando por las calles del pueblo. El hecho sorprendió a los vecinos ya que, al centro penitenciario se puede acceder sin pasar por el centro del pueblo. Más sorprendido, sin embargo, se quedó el vecino que vio cómo paraba la comitiva, se bajaba uno de sus integrantes y le preguntaba “Oiga, por donde se va a la cárcel?”. Era la primera vez y claro, no existen ni los GPS ni los mapas. 

 
Otras de las sorpresas se la están encontrando estos días en el Ayuntamiento de Albocàsser. No paran de recibir llamadas procedentes de familiares de internos que ya pasan sus primeros días en la prisión. Preguntan por el número de teléfono de la cárcel. En el Ayuntamiento no lo saben porque desde la dirección del centro no lo han comunicado. Así que el teléfono, por el momento, es un número misterioso en el centro penitenciario que ha recibido a sus primeros habitantes sin estar acabado. Lo certifican los trabajadores de las empresas que todavía están rematando las obras y, de paso, conviviendo con los reos. Los trabajadores confirman que han desarrollado su labor junto a los propios presos, de modo que han compartido espacios. 
A estas carencias se suma la escasez de funcionarios. Según los sindicatos son 30 en total para todas las tareas. El segundo traslado, que se produjo el pasado jueves, se efectuó por un camino diferente. Los internos llegaron en autobús, pero en este caso llegaron a Albocàsser por la CV-15, sin que fuese necesario entrar por el casco urbano de la localidad. Y aunque sea el aspecto menos relevante, durante la semana los medios de comunicación tamibién han notado las diferecias de trato que ha practicado la dirección del centro penitenciario en la toma de fotografías e imágenes de llegadas de los internos. A algunos medios se les permitió traspasar el control de seguridad para tomar fotografías de la llegada de los internos. A otros medios se les impide tomar imagenes y fotografías desde una distancia determinada, obligándoles a alejarse del centro. 

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol