Inici Express Los más de 200 litros caídos en el Maestrat causaron la muerte de un bebé y dejaron cientos de personas atrapadas entre Benicarló y Peñíscola

Los más de 200 litros caídos en el Maestrat causaron la muerte de un bebé y dejaron cientos de personas atrapadas entre Benicarló y Peñíscola

per Redacció

El vehicle accidentatUna mujer extranjera residente en Càlig se vio arrollada en la madrugada del sábado al domingo al cruzar con su vehículo y sus tres hijos un barranco que pasa por la carretera de Peñíscola a Càlig. Fruto de esta decisión, su vehiculo fue arrastrado y un bebé de tan sólo siete meses falleció ahogado. Los bomberos del Consorcio del parque de Benicarló apoyados por otras fuerzas de seguridad consiguieron rescatar el cadáver del infante bien entrada la noche. La consternación ayer se apoderó de la calle Mayor de Càlig, donde residía la vecina que tuvo que ser hospitalizada en el hospital de Vinaròs.

 

El alcalde de Càlig, José Anglés, junto con el subdelegado del Consell en Castellón, Ximo Borrás, abandonaron el congreso del Partido Popular para interesarse por los afectados y hacer un balance de las desgracias ocasionadas por las intensas lluvias. En Peñíscola el temporal “borró” literalmente el arena de la playa Norte en su parte más septentrional hacia Benicarló, donde la Ratlla del Terme volvió a quedar incomunicada, con vehículos atrapados y generando un caos que nadie recuerda en episodios de lluvia próximos. De hecho la situación de ayer fue totalmente atípica. Hoy será el turno de los análisis. El nuevo vial de Benicarló a Peñíscola quedó incomunicado por carios puntos. La Policía Local del municipio turístico desplegó cintas impidiendo en paso en varios puntos, lo que dejó en medio de la nada a cientos de vehículos y conductores totalmente indignados.

Alguns dels vehicles aturats durant hores“Lo que no pueden hacer es dejarnos aquí sin darnos una salida después de habernos dejado entrar y mucho menos sin informarnos”, señalaba un vecino de Peñíscola que no podía llegar a su domicilio. La nueva rotonda que ha creado las obras de la carretera de Peñíscola a Benicarló, con una caseta blanca en su centro, concentró buena parte de los problemas. Las obras conllevaron la construcción de nuevos muros de hormigón en los bienes y fincas afectados y que actuaron a modo de dique de contención, dificultando el drenaje y dejando zonas de evacuación donde la corriente era muy fuerte incluso peligrosa. Los conductores no podían ir ni hacia Peñíscola ni hacia Benicarló, donde la Ratlla del Terme se convirtió de nuevo en una piscina. La alternativa del Camí la Volta hasta la N-340 quedaba también imposibilitada por la fuerza del agua que discurría por la Rambla de Alcalà, cortaba la transitada N-340 a su paso por Benicarló y numerosos caminos rurales.

“¿Porqué no está la policía ni la Guardia Civil ayudándonos?”, se preguntaba un vecino de Madrid que veranea estos días de octubre en Peñíscola. Hoteles como el Peñíscola Plaza Suites, en medio del meollo, albergaba a decenas de afectados por las lluvias, que “con paciencia” tomaban a mediodía un café con leche o algo caliente ante la imposibilidad de hacer otra cosa hasta que, como en el diluvio universal, bajaran las aguas. El personal del hotel tuvo que hacer frente a una inusitada presencia de usuarios fuera de la temporada alta. “No es que haya llovido mucho, es que aquí las alcantarillas no tragan nada”, explicaba Manuel un turista burgalés que se encontró en medio de un apuro montado en un autobús en una Peñíscola que para nada se parecía a lo que venían buscando. “Donde nosotros somos, cae esto y no se nota en nada”, señalaba.

La lluvia comenzó a caer con fuerza en el litoral de la comarca del Maestrat hacia las 19 horas. En el prelitoral las lluvias fueron constantes pero de menor intensidad. La estación meteorológica de Meteomaestrat registró en Benicarló 154 litros por metros cuadrado en poco más de dos horas. Con la lluvia caída ayer los registros se aproximaron a los 211 litros. La estación meteorológica de la cofradía de Peñíscola registraba a las 11 de la mañana 172 litros.

El colapso en la N-340 conllevó que algunos vecinos de Peñíscola tuvieran que optar por curiosas soluciones para poder recorrer un tramo de poco más de 7 kilómetros que en otras condiciones se hace en 10 minutos. Una pareja de afectados con sus dos hijas tuvo que optar por entrar en la autopista de peaje en Peñíscola y abandonarla en la salida de Ulldecona previo pago de 2 euros para poder llegar a Benicarló por el norte. Algo similar tuvieron que hacer para llegar a Càlig, ya que la carretera estaba cortada también por el paso de distintas torrenteras. El suministro eléctrico falló en Peñíscola en algunas urbanizaciones. En el Centro Comercial Costa Azahar, otro de los damnificados por el desbordamiento periódico de la Rambla, el techo de Eroski se vio en problemas al acumularse en su amplia superficie miles de litros de agua, aunque sin mayores consecuencias. En Peñismar, bajos inundados como restaurantes, tiendas y bares y vehículos con medio metro de agua y alcantarillas desbordadas eran el desolador paisaje. La playa de arena quedó literalmente barrida por el temporal, que dejó aguas adentro los puntos de vigilancia, arrastró pequeñas embarcaciones hacia el paseo marítimo, lo que recordó el temporal de 2000 cuando el nuevo paseo quedó totalmente anegado. Los bomberos de Benicarló hicieron decenas de actuaciones, para derribar muros, achicar agua y eliminar situaciones peligrosas.

Algunes de les actuacions disenyades per a BenicarlóSin inversión pública
La situación de colapso de ayer podría haberse mitigado en buena parte si, como se anuncia desde hace décadas, se hubiese invertido de una vez en puentes y canalizaciones. La Rambla de Alcalà bajaba ayer en toda su anchura fruto de las intensas lluvias en Alcalà de Xivert, Santa Magdalena y Cervera y lo hacía con velocidad gracias en parte a los trabajos de limpieza efectuados en las semanas precedentes por la Confederación y el Ayuntamiento de Benicarló, que quiere desterrar por lo menos, las inundaciones en viviendas en la zona de su desembocadura, conocida localmente como el Barranquet. Tan sólo la Generalitat ha actuado en uno de los puentes eliminando en la avenida Papa Luna de Benicarló los pilares que suponían un embudo al discurrir de las aguas.
“Es de vergüenza”, señalaba Xavier Bayarri, un vecino de Benicarló afectado que calificaba de “odisea” la hora y media para recorrer 7 kilómetros. “Las nuevas rotondas de la carretera recientemente estrenada están más bajas que los terrenos, es una zona de ullals, el vial no tiene alcantarillas y allí se acumuló mucha agua al actuar las puertas de las fincas como desagües de la barbaridad de litros de agua”. El agua topaba luego con el muro de contención de hormigón del carril bici, lo que acababa de echar más leña al fuego.

Una canalización que no llega

Moragues anunció en marzo de 2007 que en un par de años la canalización de la Rambla de Alcalà estaría ejecutada y sería “un éxito absoluto”. Las obras debían suponer una actuación medioambiental en la que no se iba a hormigonar el trazado de la rambla “para hacer algo más amable y que no cree una cicatriz en el territorio”. Tras la exposición al público, los interesados podrían presentar alegaciones a la Declaración de Impacto Ambiental. En los trabajos se tenían que construir diques de defensa en la zona urbana de Santa Magdalena y tal
udes naturalizados a base de geoceldas con hidrosiembras en 3,5 kilómetros de Benicarló que les protegerá frente a avenidas extraordinarias. En esta localidad también se iban a crear dos puentes en la carretera Benicarló-Peñíscola y en la Ratlla del Terme a la altura del Centro Comercial Costa Azahar que debían poner fin a desaguisados como los vividos ayer. De los 16,5 millones previstos 10,5 se invertirán en Benicarló y los otros seis desde esta localidad hasta Alcalà de Xivert. La duración de las obras iba a ser de 12 meses.

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol