Inici Express La fiscal dice que para el acusado del doble crimen de Càlig (Castellón) la vida de los jóvenes vale 36.500 euros

La fiscal dice que para el acusado del doble crimen de Càlig (Castellón) la vida de los jóvenes vale 36.500 euros

per Redacció
La representante del ministerio fiscal aseguró hoy durante la  exposición de su informe en el juicio que se celebra contra E.P.R., acusado del doble crimen de Calig (Castellón), que para el procesado  la vida de los dos jóvenes fallecidos vale 36.500 euros, suma, según  dijo, que es lo que le costó al supuesto sicario una finca que  adquirió y de tres ingresos que realizó en varias de sus cuentas  bancarias tras producirse el suceso que no ha podido justificar.

   El acusado, durante su último turno de palabra, reiteró que no ha  estado nunca en Calig, que no conocía a las víctimas y que no había  cobrado dinero para hacer daño a nadie. Según dijo, “soy inocente de  lo que se me acusa”. Los miembros del jurado recibirán el próximo  lunes el objeto del veredicto.
   En la última sesión del juicio, el secretario judicial leyó la  transcripción de conversaciones telefónicas mantenidas entre acusado,  cuando se encontraba en la República Checa, y su esposa, que estaba  en Castellón, en las que éste desvela que se sentía vigilado y pedía  a la mujer que vendiese sus propiedades y sacase dinero del banco  para asegurarle el futuro a su hijo.
   La representante del ministerio público demandó al jurado popular  un veredicto de culpabilidad para el acusado “pues debe pagar por lo  que ha hecho”, aseguró, y aclaró que el resto de personas implicadas  en el crimen “no podrán dormir con la conciencia tranquila, puesto  que si aparecen pruebas contra ellos, el caso se reabrirá”.
   La fiscal destacó la “brutalidad” con la que se cometió el doble  crimen, así como las “contradicciones” en las que entró el acusado en  sus declaraciones, el cual -apuntó- “se negó a regresar a España  cuando lo detuvieron en la República Checa, por lo que tuvo dos meses  hasta que llegó la orden internacional para poder montarse una  explicación y que, mientras tanto, su esposa pudiese ir sacando el  dinero del banco”.
   Así mismo, manifestó que hay incidios que inculpan al acusado,  como el hecho de que desapareciese de España dos días después de que  se le tomara la muestra de ADN en su lugar de trabajo, que  posteriormente coincidió con las colillas encontradas en el desag~e  del lavabo del domicilio donde aparecieron los cadáveres. Al  respecto, dijo que “no tiene ningún sentido la versión del procesado  respecto a que las colillas se las pusieron allí para implicarle”.
   Por otra parte, la fiscal insistió en que el acusado “no tenía  intención de regresar a España, como lo indicó en algunas  conversaciones telefónicas, y con el intento de vender sus  propiedades en nuestro país”. Para la fiscal, la negativa de su  esposa, madre y hermana a declarar en el juicio “compone otro  indicidio de su culpabilidad, puesto que si hubiesen declarado,  tendrían que haber mentido para no perjudicarle, teniendo en cuenta  lo que había manifestado en la fase de instrucción”.
   La fiscal también indicó que los antecedentes penales del acusado,  -robo con intimidación, delitos de lesiones o evasión a la Justicia-,  por los que ha estado cumpliendo condena hasta 1999, “son indicativos  de su carácter agresivo”. Según dijo, “considero que se trata de un  asesinato, puesto que hay alevosía y cobró dinero por el mismo”.
   Por su parte, la acusación en representación de la joven fallecida  señaló que el acusado es un “profesional”, pues “hay que serlo para  matar a dos jóvenes por un puñado de dinero”. Según dijo, “la prueba  del ADN es infalible y hay suficientes pruebas e indicios como para  dictar un veredicto de culpabilidad pues, a un profesional como éste,  si se le deja en la calle, volverá a matar”.
   El letrado de la acusación del joven, que elevó de 20 a 30 años de  prisión por cada muerte la petición de pena, al considerar que  existen los agraventes de aprovechamiento de las circunstancias del  lugar y del tiempo, manifestó que “esto es una película de terror, en  la que un asesino psicópata mata por dinero a dos jóvenes a los que  no conoce de nada”.   DEFENSA
   Finalmente, el abogado de la defensa ratificó la petición de  absolución para su patrocinado, pues -según explicó- “aquí faltan los  actores, ya que no existe el autor intelectual del crimen ni tampoco  se ha acreditado la relación de éste con el acusado, por lo que  también falta un mediador que tampoco está aquí”.
   Según significó, “en el lugar del crimen aparecieron pelos y  huellas que no eran de mi defendido, mientras que las declaraciones  de la hermana de la víctima en las que indicaba que había visto al  acusado con el dueño de la pizzería en la que trabajaba han sido  negadas por éste, el cual aseguró que no le había visto nunca”.
   Por otra parte, aseguró que “ingresar dinero en España sin  justificar no es delito y, por supuesto, no tiene que significar  necesariamente que se trata de una recompensa”. Respecto a las  colillas, el letrado señaló que “cualquiera que ha cometido une elito  puede poner las colillas de otro en el lugar del crimen para  inculparle”.

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol