Inici Express La empresa que debía levantar las actas de expropiación de las fincas de la planta de residuos de Cervera no se presentó

La empresa que debía levantar las actas de expropiación de las fincas de la planta de residuos de Cervera no se presentó

per Redacció

Camí calijó d'accés a la BassaDigno de los mejores estrategas. Càlig se salió con la suya y no se firmaron las actas de ocupación de los cerca de 40 propietarios caligenses afectados por el proyecto de planta de residuos sólidos urbanos en la Bassa. Varios agentes de policía local cerraron los dos caminos municipales que dan acceso a los terrenos elegidos por la administración local, Consorcio de Residuos de la zona norte y Generalitat para ubicar la planta de recogida y tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (RSU). Los agentes informaban a quienes circulaban por dichos caminos que ante el malestar existente por el conflicto vecinal entre Cervera y Càlig “recomendaban por su propio interés no acceder porque no se les podía garantizar su seguridad en un momento de ánimos exaltados y con una presencia importante de gente de Càlig”. El objetivo era evitar un desenlace inesperado pero también dificultar la firma de los acuerdos. No obstante, algo ocurrió y la empresa que debía personarse para firmar las actas de expropiación no lo hizo. La comunicación a los afectados y el anuncio público oficial no especificaba el lugar al que éstos debían acudir, por lo que acudieron a los bienes objeto de expropiación, tal y como especificaba el anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

Los afectados y miembros de la Plataforma lucían camisetas con el lema “Sense aigua ni futur, no hi ha salut” y “No a l’abocador a la Bassa”. Hacia las 12.15 horas, cuando los afectados hacía ya rato que esperaban en sus fincas, el alcalde de Càlig, el popular José Anglés, recibió una llamada telefónica que informaba de la presencia ante las vallas que da acceso a el Camí del pou Bonet de un vehículo 4×4 con el alcalde y teniente de alcalde de Cervera, Antonio Lluch y Adolfo Sanmartín y otras dos personas. “No me responsabilizo de lo que pueda pasar, si quieren circular por aquí que lo hagan desde Cervera”, respondió el alcalde al agente. En el otro camino caligense que da acceso a la Bassa, ubicado en el molló del camí Peñíscola, se repitió la misma secuencia.

Alguns dels afectats a les finques objecte d'expropiacióAlbert Querol, el edil independiente de la Agrupació d’Electors de Càlig se dirigió a los presentes para informarles que “la notaria de Sant Mateu ha levantado acta de que a las 12 horas estábamos todos citados, hemos acudido, son las 12 y cuarto, nosotros estábamos pero los de la empresa no. Así que todos a casa”, señaló. La Guardia Civil estuvo presente en todo momento en el lugar de la cita velando, desde la distancia, para que nada extraño ocurriera, como así fue. Una vez disueltos los asistentes, las autoridades de Cervera pudieron circular por el camino en sentido contrario de cómo lo hacían los vecinos de Càlig y con cara de sorpresa.

Sanmartín indicó recientemente que, a pesar que García Antón admitió los problemas de filtraciones que la ubicación del vertedero previsto en la planta de basuras en la partida de la Bassa de Cervera podría acarrear sobre el acuífero, la tramitación proseguía y que se ocuparían los terrenos “y el Consistorio dará en enero las licencias de obras para comenzar la construcción de la planta de reciclaje”, la única que cuenta con la Autorización Ambiental Integrada. De momento los plazos han variado y así lo harán valer desde Càlig con el acta notarial y la ocupación de los terrenos se retrasa mientras se estudia y valora, desde la Conselleria, la propuesta de Benicarló de acoger una planta de residuos con tecnología punta.   

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol