Inici Express La arquitecta restauradora de las murallas de Peñíscola alerta del daño que suponen los grafitis en el patrimonio

La arquitecta restauradora de las murallas de Peñíscola alerta del daño que suponen los grafitis en el patrimonio

per Redacció

escalespintades2015La administración podría limitar el acceso a las zonas en las que proliferan los grafitis

Como un atentado. No se cae al suelo, pero un grafiti sobre el patrimonio obliga a dedicar una cantidad de recursos públicos en productos químicos y un coste de personal que no es poca cosa. Por unos hechos similares a raíz de una pintada en Granada se condenó a los autores a pagar cuantías económicas y se enfrentaron a acusaciones penales por daños en el patrimonio histórico.

La aparición reiterada de pintadas en las murallas que son visitadas anualmente por cientos de miles de turistas suponen un deterioro del bien cultural y recurso turístico y da una contraproducente imagen de abandono hacia el patrimonio que, en el caso de Peñíscola, está siendo valorizado con intervenciones en el castillo, restauraciones y se avanza en la tramitación de una propuesta para declarar el castillo como Patrimonio de la Humanidad.

Pepa Balaguer, la arquitecta restauradora de las murallas lamentó los hechos que calificó de “una pena” y que han afectado el revoco enlucido hecho en 1998. Fue en esa época cuando con fondos del Plan de Excelencia Turística en una intervención del Patronato de Turismo, Escuela Taller y Secretaria del Estado de Turismo se actuó en este espacio. El trabajo mereció la mención del Colegio de Arquitectos a los arquitectos responsables y el premio de la asociación Edilicia premio a los promotores.

“Cada pintada supone deteriorar el revoco, lo que va en detrimento de una buena conservación de la muralla porque se utilizan para ello productos agresivos”, asegura Balaguer. La arquitecta lamenta que “cada vez está peor” y recuerda que en otros sitios donde no se debe deteriora el revoco el bien luce más y aguanta más años”, agrega.

En su opinión “el vandalismo cuesta tiempo y dinero publico que se dedica a esto en vez otra cosa y al final los bienes se deterioran y estos trabajos para la conservación son malos, ya que utilizan productos extraños para la muralla”. La dinámica de escribir en spray de pintura en lienzos que son episodios y escenarios de la historia debe desterrarse para Balaguer. El castillo es un BIC y además el castillo y murallas son Monumento Histórico-Artístico Nacional declarado en 1931 por el Ministerio de Cultura, “por lo que no tiene ninguna gracia que quien se enamore vaya allí a ponerlo”, remarca.

Otra zona en la que la arquitecta ha detectado pintadas es en la zona de la Porteta en aquellos rincones que fueron restaurados hace 20 años y en la muralla renacentista restaurada hace tan solo dos años.

Cerrar los espacios
La lastimosa respuesta de la administración podría ser el cierre de estos espacios. “El Consistorio incluso se ha planteado cerrar las zonas por la noche, incluso pusimos unas rejas en la zona de les Caseres pero sería una pena tener que cerrar estos espacios por culpa del vandalismo y que la gente respetuosa que le gusta el patrimonio no pueda disfrutarlo de noche por culpa de personas incívicas”.

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol