Inici Express El Supremo ratifica la sentencia a favor de un vecino que reclama 10,4 millones al Ayuntamiento de Vinaròs

El Supremo ratifica la sentencia a favor de un vecino que reclama 10,4 millones al Ayuntamiento de Vinaròs

per Redacció

La torre BallesterEl Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de casación planteado por el Consistorio de Vinaròs contra la Sentencia del TSJCV que daba la razón a Antonio Arizmendi Ballester, que planteó un litigio contencioso-administrativo contra el acuerdo de la Comisión Territorial de Urbanismo de Castellón del septiembre de 2001 que aprobó definitivamente el PGOU en vigor. Este ciudadano entendía que la reducción en la edificabilidad de su solar le perjudicaba, a tenor de un acuerdo rubricado en escritura pública con el anterior alcalde socialista, Enrique Bofill, por el que cedía un solar a cambio que el Consistorio urbanizara los viales y construyera y en el resto tuviera un techo edificable de 43.673 metros cuadrados, de los cuales 38.822 se podrían ejecutar en pisos y 4.851 metros cuadrados en plantas bajas.

El siguiente alcalde, Jacinto Moliner (PP), modificó el planeamiento general de la localidad en 2001, reduciendo el techo edificable de la parcela a 22.607 metros cuadrados, de los cuales 18.672 serían edificables y 3.935 metros cuadrados para plantas bajas edificables, lo que supuso una diferencia de edificabilidad de casi el 50%. Un informe pericial ha establecido que la disminución del valor de los terrenos por la pérdida de edificabilidad en la zona es de 10.459.819,20 euros más los intereses desde esa fecha.

Balada i Romeu en roda de premsaLa legislación en materia urbanística imposibilita que los derechos de los particulares vayan en contra del interés público urbanístico programado, por lo que la sentencia impone al Consistorio que los derechos que correspondían a la familia Arizmendi Ballester sean transmutadas en dinero. El ordenamiento jurídico tan sólo actúa de manera indemnizatoria en los planes de urbanismo en el caso de compromisos y derechos como este, en el que el Consistorio había obtenido 8.950 metros cuadrados lo que otorgaba el derecho a edificar de Antonio Arizmendi Ballester.

Según la escritura la parcela central de la unidad de ejecución Torre Ballester, una construcción de principios del siglo XX a pesar de su apariencia, sería urbanizada por el Consistorio y la torreta quedaría fuera de ordenación de manera que tan sólo se podrían hacer obras de conservación y mejora. Su propietario que no pudo ejecutar los pisos por no haber cumplido con su parte el Consistorio se vio sorprendido por tan sustancial alteración del planeamiento. El Supremo condena además al Consistorio a abonar las costas de casación. Antes le da 10 días desde el 4 de marzo para informar a la Sala de lo Contencioso Administrativo de las medidas adoptadas en ejecución de la sentencia dictada.

La torre Ballester“Semana trágica”
El edil de urbanismo, Javier Balada, no dudó en calificar la sentencia y el plazo que les queda de “Semana trágica”, asimilando los hechos de Barcelona en 1909 con la previsible indemnización que el Consistorio deberá abonar. Según Javier Balada “la sentencia es bastante grave y es una metedura de pata del alcalde y del entonces arquitecto Rokinski”. El responsable de urbanismo señaló la posibilidad que en los próximos días el Supremo acepte “darles edificabilidad” modificando el PGOU o dar aprovechamiento en terrenos que el Ayuntamiento pueda tener “pero no se si nos lo permitirán porque se habla de dinero en todo momento”. Para el líder del PVI “hay una responsabilidad muy fuerte de las personas concejales que en su momento pasaron de todo y votaron a favor del PGOU y que son los culpables que tengamos que pagar tal cantidad”, por este motivo indicó que si son finalmente obligados a pagar la multimillonaria cantidad “estudiamos derivar la responsabilidad patrimonial a todos los ediles del PP que votaron a favor del PGOU de 2001”, agregó.

Finalmente Balada lanzó un órdago a los grupos de la oposición: “Ya veremos que dicen ahora Bloc y PP que dicen que no quieren más alturas. Igual votan en contra y quieren pagar 10 millones”. El responsable de urbanismo indicó que buscarán una solución “pero no contemplamos pagar esos 10 millones porque ni los tenemos ni creemos ser responsables de la debacle del PGOU”. “Tenemos claro que Generalitat y Ayuntamiento tienen responsabilidad pero él pide dinero y si puede ser al Ayuntamiento a pesar que inicialmente pedía devolverle el aprovechamiento aunque posteriormente el Supremo habla de una cantidad económica”, abundó Balada.

La sentencia supone un nuevo golpe al urbanismo que se ha realizado en los últimos años en la localidad y que se ha visto afectado por varias sentencias en contra promovidas por particulares afectados como los nombrados ayer del “caso Roca, Arizmendi y otras que van acabando su tramitación hasta el Supremo ahora”, pero también otros como el del hotel en los Cóssis y que podría acabar con multimillonarias indemnizaciones.

El alcalde Jordi Romeu lamentó esta sentencia que “va a suponer una pérdida muy importante del patrimonio de Vinaròs de inversiones y servicios que cumplimos en este momento y que aprovechamientos previstos para otras cosas, ahora se deba entregar a un particular o realizar un Plan de Reforma Interior que va a suponer buscar zonas verdes nuevas”. Romeu indicó que “tenemos la conciencia tranquila de haber hecho todo lo que debíamos hacer jurídicamente, porque 10 millones de euros cantantes y sonantes no los tenemos”. En la actual coyuntura el alcalde lamentó que “sólo faltan caramelos envenenados por una mala gestión, porque se sabía que había una escritura firmada que si la hubieran recogido en el PGOU no estaríamos en esta situación”.

“No negociaremos nada”
Por su parte Javier Balada rechazó tener ninguna responsabilidad ni del PVI ni del PSPV durante los 6 años en los que han estado al frente del Consistorio para tratar de corregir estas deficiencias que contenía el PGOU como han quedado demostradas. “Una vez como alcalde intenté lograr algún acuerdo con Roca -otro de los litigios- pero me acusaron de pelotazo y prevaricación y dije que nunca más”.

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol