Inici Express El Obispado de Tortosa desmiente que vaya a venderse la Cartuja de Santa María de Benifassà

El Obispado de Tortosa desmiente que vaya a venderse la Cartuja de Santa María de Benifassà

per Redacció

Imatge del monestir de Santa Maria de BenifassàNi la Diputación tiene previsto desprenderse de este bello inmueble de su titularidad ni hay crisis en las devociones que ponga en peligro la continuidad de la única Cartuja femenina que existe en el estado español. Se trata de un rumor que ha sido desmentido ya, telefónicamente, por destacados miembros del obispado de Tortosa, al que pertenecen las parroquias del norte castellonense. José María Tomàs, responsable de patrimonio de la diócesis y anterior Vicario general declaró a Las Provincias que tal rumor es infundado. “Hace falta incluso el beneplácito de la Santa Sede para cerrar un monasterio” y recordó que “gracias a Dios en el Monasterio y esa órden no faltan las monjas. Es cierto que en ocasiones se cierran monasterios y conventos, pero no es el caso en el de la Tinença”, agregó.

El rumor ha llegado a tal punto que incluso se había puesto un precio a la venta: 6 millones de euros. El Obispado no es el titular del inmueble que está cedido desde los años 60 por el entonces presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, tras su compra y rehabilitación a la orden francesa de San Bruno. Fue entonces cuando un grupo de monjas españolas, procedentes de la cartuja italiana de San Francesco (Turín), depositaron en este desierto la primera semilla de la vida cartujana femenina en España.

El monestir va ser proposat com a meravella valencianaLa historia de la Tinença está estrechamente vinculada al Real Monasterio de Santa María de Benifassà. El rey Jaime I ordenó, el 22 de noviembre de 1233, que se construyera en Benifassà un cenobio bajo la advocación de la Virgen María, encomendando esta misión al abad del monasterio de Poblet. Cuando llegaron a la Tinença los primeros doce monjes, se instalaron inicialmente en el antiguo castillo árabe de Beni Hassan, en lo alto de una montaña.

Ramón Cabrera durante la primera guerra carlista utiliza el desierto Cenobio para hospital de sangre y depósito de prisioneros. El monasterio fue expoliado por las tropas de Napoleón y desapareció el primer manuscrito de los ‘Furs’ del Regne de València. En 1931, el Monasterio fue declarado Monumento Nacional y, en 1956, la Diputación Provincial de Castellón adquirió el conjunto de edificios, en situación de semirruina, para iniciar la restauración de este gran conjunto histórico- artístico. En el año 1960, el monasterio fue cedido a la orden cartuja de San Bruno, que necesitaba un lugar aislado y alejado del mundanal ruido.

Notícies relacionades

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol