Inici Economia Descubrir Peñíscola a pas de cavall

Descubrir Peñíscola a pas de cavall

per Redacció

cagaet2014Mari Carmen Calvente ha convertido su afición en servicio al turismo y ve necesario “profundizar en la Peñíscola más rural” Una familia de la localidad acaba de comenzar el servicio de paseos en carreta por distintas rutas de Peñíscola ‘A pas de cavall’. La más corta recorre lo que se denomina administrativamente la zona suburbana y parte del puerto, pasa cerca de las murallas y las fuentes, playa Norte, avenida del mar hasta el inicio de la avenida Papa Luna, Palau de Congressos y plaza Constitución para volver al puerto por la playa Sur. La segunda incluye la primera pero se prolonga hasta el campo de futbol y la zona de marjal, donde se visitan las acequias. “En ese punto bajamos del carro y cruzamos por el puente para conocer la zona húmeda, volvemos al carro y acabamos la ruta en el pueblo”, explica Mari Carmen Calvente, conductora del carro que conduce propiedad de la familia “Cagaet”. La tercera ruta visita las huertas de Peñíscola, aunque actualmente no la ofrecen al encontrarse los caminos por los que discurre el carruaje afectados por las obras de construcción de los colectores de la estación depuradora de Peñíscola. Esta tercera ruta se adentra desde el Puntarró hasta la Peñíscola más rural, donde todavía se utilizan animales para las tareas del campo, son visibles las norias y las huertas con cultivos tradicionales que muestran a los usuarios agricultores del pueblo. Nada de cartón y sin trampa: sector terciario en estado puro. “Por el momento la tenemos parada ya que al no poder utilizar el Camí Nou tendríamos que discurrir por la CV-141 que va hacia la N-340 y saturaríamos este vial”, añade. Entre los usuarios figuran familias enteras de visitantes, parejas y gente que antiguamente utilizó o tuvo animales. “Se animaron muchos en el primer día y preguntaron mucho”, aseguró Mari Carmen. Dos bellos ejemplares de caballo hispano-bretón tiran de la carreta preparada para 14 personas, convirtiendo el hobby familiar de los caballos y los carros en una opción laboral, un servicio al turismo y un punto de información y divulgación del pasado reciente de la localidad. Mari Carmen asegura que el carro es un medio inigualable para conocer mejor Peñíscola. “Se ven a esta velocidad y desde esta altura muchos detalles que no se aprecian desde el coche. Es una vista panorámica muy bonita”, explica. Patrimonio por explotar A su juicio la huerta de Peñíscola tiene un potencialidad e interés que es para muchos una gran desconocida. “Les mostramos los canales, las acequias, las norias, el lugar desde el que los animales extraían el agua para regar los cultivos e incluso agricultores jubilados les muestran los cultivos tradicionales y los trabajos cotidianos, ahora cultivando tomates o segando las alcachoferas para plantarlas dentro de pocos meses. Les acercamos la Peñíscola más rural que deja a la gente boquiabierta”, indica. “Muchos no saben ni que en Peñíscola hay agricultores o una zona húmeda y se quedan sorprendidos pero, sin duda, se podría sacar un mayor rendimiento, arreglar patrimonio como las cenias o norias que están medio abandonadas y que la gente viera su funcionamiento. Nos gustaría rehabilitar una de ellas”, concluye. Estos caballos, con los que la familia de Mari Carmen ara sus tierras, se han convertido ahora en tracción para el turismo, son objetivo de las cámaras digitales, se desplazan por las zonas más bellas y privilegiadas de Peñíscola y sin contaminar. Suban y vean.]]>

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol