Inici Express Benassal celebra la fiesta de Sant Cristòfol

Benassal celebra la fiesta de Sant Cristòfol

per Redacció

Arribada de la processóAdrián Beltrán 

Los vecinos de Benassal celebraron el pasado lunes día 1 la festividad de Sant Cristòfol, patrón del pueblo. Desde siglos atrás, cuando el calendario litúrgico marca el lunes de Pentecostés, los devotos marchan en romería hasta el ermitorio para honrar al Santo. Esta ancestral tradición se ha arraigado tanto que, en la actualidad, centenares de personas participan en la fiesta, unos por fervor religioso, otros por simple diversión. La realidad es que tanto  niños como jóvenes y mayores esperan con ilusión este día, donde cada uno disfruta del festejo a su manera.

La ermita de Sant Cristòfol está situada en la cima del Moncatil, a unos cinco kilómetros del pueblo y a 1111 metros de altitud. Su construcción data del siglo XIV y fue reformada en el XVIII. A parte del templo, el conjunto arquitectónico está constituido por la casa del ermitaño y el mirador. Su emplazamiento geográfico ofrece unas vistas paisajísticas y panorámicas impresionantes.

Un día muy completo

A las nueve de la mañana el volteo de campanas marca el inicio de la procesión desde la iglesia parroquial. Los tres mayorales portadores de los pendones,  de más de cuatro metros de altura, encabezan la marcha. Les siguen los cientos de romeros y la rècua, un tiro de caballería engalanada para la ocasión que transporta la prima, una coca de harina, levadura y semillas de anís que se repartirá luego entre los asistentes. Cobra especial importancia la figura del arriero, una persona ataviada con el traje tradicional encargada de dirigir la rècua. Después de detenerse para reponer fuerzas en la ermita de San Liborio, ubicada en el balneario Fuente En Segures, donde se canta el ‘O Vere Deus’, se reanuda el peregrinaje. A la llegada de la romería a Sant Cristòfol se celebra una misa en la cual se cantan los populares gozos al Santo, escritos por el fraile Josep Abril para la bendición de la ermita en el año 1730. A continuación, los mayorales reparten las miles de primas elaboradas para la ocasión.  

Un buen tombet para reponer fuerzas

Muchos son los que se quedan en la ermita a degustar el típico tombet de Benassal, un guiso de pollo, conejo y caracoles blancos. El ambiente festivo y los cantos populares caracterizan la comida. Sobre las seis de la tarde el campanario del pueblo anuncia el regreso de los romeros, que se recuperan del viaje en la plaza del Ayuntamiento, donde los mayorales reparten dulces y moscatel. Luego, el tradicional ball pla, interpretado por la banda de música Font d’En Segures, despide al Santo hasta el año que viene. 

 

Notícies relacionades

Deixa un comentari

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Más información

ValenciàEnglishFrançaisDeutschEspañol